viernes, enero 08, 2010

Poema para un día antes de mi cumpleaños



Me impuse caminar sobre el surco y la yerba,
Ir de las madrugadas a las puestas de sol,
salvar atardeceres esquivando promesas.


Sin dejar de soñar desgrané mi palabra imaginando versos
(descalabré mi voz erguido en un poema).


Yo nazco y me sorprendo cada día
porque tengo la edad del corazón y la sangre
(y aún me habita el fuego).


Hay un arroyo púrpura urgiéndonos tocar la noche
pero mis manos son ceniza escarbando el oriente;
sin ojos en la noche nos queda alguna flor
para echar a los pies del penúltimo abrazo,
aquel abrazo que aguardó en la memoria
la última avenida, el pacto y la mañana
de un cielo sin tormenta y pleno de esperanza.


Ninguna arista se derrite sin labios
(se amamantan de besos)


,

Texto e imagen propiedad del autor
.
Publicar un comentario en la entrada